Volver a noticias

Siete formas de ahorrar para la entrada de la hipoteca

La clave consiste en ahorrar en los gastos comunes y rutinarios lo máximo posible.
  • 14 dic 2012
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir
siete-formas-de-ahorrar-para-la-entrada-de-la-hipoteca

&quote; Vender las pertenencias personales o trabajar en tu tiempo libre, dos posibles maneras de ahorrar. &quote;

Si la compra de una casa es uno de los principales objetivos para 2013, seguramente una de las cosas que más cueste sea ahorrar para dar la entrada. Aproximadamente, ésta supone un 20% del coste total del precio de compraventa de la casa y puede rondar una cifra de entre los 20.000 y los 40.000 euros, por ejemplo. No obstante, no hay que dejarse amilanar, pues incluso, con la crisis, esta cantidad no es imposible de conseguir.

La clave consiste en ahorrar en los gastos comunes y rutinarios lo máximo posible. De hecho, puede que gestionando de forma adecuada determinados aspectos, se descubra que se puede ahorrar más de que se piensa en un principio:

  1. Reducir los grandes gastos que requieren más presupuesto. Privarse de pequeños lujos no se suficiente para llegar a tener bastantes ahorros como para poder realizar una operación de cara a un futuro cercano. No obstante, hacer una lista de los principales 10 gastos mensuales puede hacer ver al futuro hipotecado que hay algunos de los que puede prescindir. No obstante, aún hay métodos más drásticos que también ayudarían a reunir dinero más deprisa: cambiarse de casa a un lugar con una renta más baja, usar solamente un coche en lugar de dos o solo transporte público, prescindir de los gastos del teléfono fijo o del móvil. Así se conseguirá reunir la entrada más deprisa.
  2. Acabar con los malos hábitos. Seguramente, muchas veces las personas se repiten mil veces -y más con la llegada del Año Nuevo- buenos propósitos para el año que se acerca: que van a dejar de fumar, de beber, de comer tanto, de tomar comida basura, de ver tanto la televisión, de ingerir bebidas azucaradas, de comprar demasiado… Estas malas costumbres que se han tomado de forma compulsiva pueden acarrear más gasto del que se piensa, por eso, uno se puede sorprender del dinero que se ahorra al eliminarlas de la rutina.
  3. Vender las pertenencias personales. Hay una forma muy poco dolorosa de obtener más ingresos: vender las pertenencias que no se estén utilizando. Muchos compradores de vivienda han llegado a vender coches, motos, ropa, bolsos, bicicletas, muebles, objetos antiguos, CDs, libros, ordenadores, smartphones…
  4. Trabajar en el tiempo libre. Pasar las tardes libres o los fines de semana en un trabajo temporal o dedicarse a dar clases de cualquier conocimiento que tenga que se ver con la profesión puede reportar beneficios en poco tiempo.
  5. Regalos de los familiares en dinero. Al acercarse las Navidades, seguramente la mayoría de los ahorradores reciben muchos regalos. No obstante, una buena idea es pedirles que esos regalos se den en dinero. A la abuela, a una tía o a los padres seguramente les encante contribuir a la cantidad de ‘cash’ necesaria para poder por lo menos dar la entrada de la vivienda para la hipoteca.
  6. Planes de ahorro o programas de la empresa. En algunas compañías para las que se trabaja, ofrecen programas de ayuda para la hipoteca, concretamente, universidades o agencias gubernamentales, que requieren que se viva cerca del lugar de trabajo. Si no se está empleado en ninguna de estas empresas, también se puede contar con la posibilidad de trasladarse a otro lugar dentro de la misma compañía. Es conveniente calcular si se ahorraría más en este nuevo sitio.
  7. Ayudas estatales. Aún quedan algunas subvenciones del Estado o autonómicas que están vigentes para determinados colectivos o incluso en ciertas comunidades autónomas. Por eso, si se va a comprar la primera vivienda y se tiene capacidad de movilidad, es conveniente informarse sobre los requisitos.

Leer la noticia en Trulia

Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario