Nombre
E-mail
Confirma tu e-mail
Contraseña
Tu perfil (opcional)
Código postal (opcional)
Al pulsar confirmas que aceptas nuestro Aviso legal y Política de cookies
E-mail
Contraseña
No soy usuario, registrarme

Volver a noticias

El ‘banco malo’ debe moderar la venta de sus activos inmobiliarios

Conseguir liquidez a corto plazo malvendiendo los activos puede tener efectos devastadores a largo plazo.
  • 13 sep 2012
  • |
  • 1 
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir
el-banco-malo-debe-moderar-la-venta-de-sus-activos-inmobiliarios

&quote; Una venta rápida supondría entrar en un círculo vicioso. A mayores pérdidas , mayores necesidades de capital. &quote;

La llegada del ‘banco malo’ puede suponer cambios para el mercado inmobiliario en España. Pero su gestión debe ser cuidadosa con la forma de gestionar los activos inmobiliarios que reciba. Una venta precipitada puede traer liquidez a corto plazo pero puede tener un efecto peligroso de cara a mantener el valor de los activos y para captar inversores, según afirma el asesor financiero Ramón Zátate, de la firma EmásI EAFI.

“A mayores pérdidas bancarias, mayores necesidades de capital, por lo que este tipo de venta rápida supondría entrar en un círculo vicioso”, recuerda Zárate. El experto recomienda “no malvender de forma precipitada y a la vez enchufar capital a las entidades por el valor teórico de lo que el tiempo dirá qué vale realmente”.

Leer la noticia en Europa Press

Comentarios Realizar comentario
  1. Tino Blanco dice:

    Mariano Rajoy en su extraña fijación de salvar la Banca mientras abandona totalmente el sector productivo del País, provocó un descalabro sin parangón en los últimos 60 años.
    El Banco Malo se basa en la teoría de no dejar quebrar un banco. Cierto es, que teníamos entidades de crédito en situación de quiebra técnica, y que siguen igual, dado el endeudamiento que a pesar de todo persiste en algunos bancos frente a otras entidades extranjeras que les prestaron dinero con el cual concedieron créditos que fueron gran negocio hasta el estallido de la burbuja inmobiliaria.
    Así pues, tenemos que el Estado adquiere la ruina de activos tóxicos con dinero público, comprando a costa del ciudadano solares, promociones sin terminar y edificios sin vender, colocándolos en el Banco Malo constituido como sociedad de gestión inmobiliaria a fin de vender en un futuro esperando que entonces haya subido el precio.
    En esta forma, se da dinero a los bancos para que se puedan recuperar y vuelva a fluir el crédito. Dicho por Rajoy y por de Guindos. ¿Crédito? Para quién, me pregunto. Si para entonces no quedará nadie en condiciones de solicitarlo.
    Y el dinero público tiene dueño El ciudadano, en la distinta medida que a unos y a otros nos lo han detraído y nos están detrayendo. Me vuelvo a preguntar: ¿Cuándo y en que forma y medida nos lo van a devolver?
    El FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) se surte en un 75% con dinero proveniente de los Presupuestos Generales, es decir, de los ciudadanos, creado para ayudar a bancos en apuros, gestionará el Banco Malo. Esta Entidad podrá realizar emisiones de deuda, si es preciso avalada por el Estado o lo que es lo mismo, por los ciudadanos.
    ¿Adivinan quién saldrá perdiendo si el Banco Malo no coloca estos activos tóxicos? Yo se lo digo, el ciudadano.
    Aparte de esto hay algo que no entiendo: en algún caso, los bancos se hicieron con inmuebles mediante ejecuciones hipotecarias, dichos activos ya tenían una parte de hipoteca liquidada, y el Banco se hizo con ellos por la mitad de la deuda o por debajo del tipo de subasta. Total que si ahora el Estado se los compra por valor de mercado, o por la mitad o el 30% ó el 40% de su valor, habrá situaciones en las que ya recuperó el importe del crédito concedido. Pero resulta que además, el deudor, después de ser despojado del bien, sigue debiendo dinero al banco. Aunque no sean muchos casos, no deja de ser una injusticia y resulta demencial. Que me lo expliquen porque hay algo que no cuadra en este tinglado.
    No sé quién sale ganando, pero se quién sale perdiendo: el Ciudadano.
    Por el contrario, si hubieran dejado quebrar algún banco, únicamente perderían éste y sus accionistas y sus acreedores, los bancos extranjeros (¡Ahí le duele!) Para mí hubiera sido mejor dejar caer al banco.
    ¿Se acuerdan del Lazarillo de Tormes? Cuando aquello de “…Lázaro, engañado me has; ¡juraré yo a Dios que has tú comido las uvas tres a tres! -No comí- dije yo-, mas ¿ por qué sospecháis eso? Respondió el sagacísimo ciego:-¿Sabes en qué veo que las comiste tres a tres? En que comía yo dos a dos, y tú callabas”.
    Pues eso, aquí hay quien se las come todas de una tacada.
    Se me olvidaba, ¿A cargo de quien van los gastos de mantenimiento, de contribución, comunidad, etc., que conlleva la propiedad de estos activos tóxicos en manos del Banco Malo, amén de los propios gastos de la Gestora?

    Finalmente mi opinión es que salvar la Banca está bien, si no fuera que se ha comido todo el dinero y más que se le va a dar, abandonándose completamente el sector productivo del País, aumentado la presión fiscal en todos sus órdenes, cerrando las inversiones públicas, recortando sumarísimamente la investigación en todos sus aspectos, consintiendo en la subsistencia de las numerosas empresas públicas y en la externalización de los servicios públicos, disminuyendo el poder adquisitivo, etc., y endeudando el País hasta el extremo de que ya nadie, ni ellos mismos (los del Gobierno) pueden explicar la forma de solucionar este problema.
    EL BARCO SE HUNDE ¡SALVESE QUIEN PUEDA!

Envía tu comentario