Nombre
E-mail
Confirma tu e-mail
Contraseña
Tu perfil (opcional)
Código postal (opcional)
Al pulsar confirmas que aceptas nuestro Aviso legal y Política de cookies
E-mail
Contraseña
No soy usuario, registrarme

Volver a noticias

La casa de Steve Jobs

La casa de de Jobs en Woodside era un espejo de su personalidad: buscaba con tanto énfasis la perfección que, al no encontrar el mobiliario ideal, no lo compró. Las únicas piezas de la casa eran un colchón, unas láminas de Ansel Adams y un carísimo equipo de sonido.
  • 7 oct 2011
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir
La mansión de Woodside era de un magnate del cobre. La mansión de Woodside era de un magnate del cobre.

&quote; Jobs tenía un piano de cola y una motocicleta en el salón. &quote;

O mejor dicho, las casas. El recientemente fallecido cofundador y presidente de Apple poseía varias propiedades inmobiliarias. Quizá la más famosa sea la mansión colonial de Woodside, que compró en 1984 y en la que vivió en entre las décadas de los 80 y los 90. Lo que más llamaba la atención de esta vivienda era que en sus amplios interiores no había muebles. Únicamente la cocina está completamente equipada. En este sentido, la casa de Woodside era un espejo de la personalidad de Jobs, que buscaba con tanto énfasis la perfección en todo lo que le rodeaba que, al no encontrar el mobiliario ideal, no lo compró. Las únicas piezas de la casa eran un colchón, unas láminas de Ansel Adams y un carísimo equipo de sonido, además de un piano Bosendorfer de cola y una motocicleta BMW en el salón.

Más adelante, se mudó a Palo Alto, a una vivienda donde la austeridad seguía siendo la pauta dominante. Fue su mujer, Laurene, la que se encargó de atenuar el vacío dotando las estancias de cierta calidez. Un periodista de la revista Time describió la propiedad como una casa de campo de estilo inglés de finales de siglo con cierto aire a los años 60. Laurene había adornado los exteriores cultivando un jardín de flores silvestres, hierbas y vegetables. Las habitaciones apenas estaban decoradas, pero Jobs no se desprendió de las fotografías de Adams, que trajo consigo desde Woodside.

Vía: Allaboutstevejobs.com

Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario