Volver a opinión

La comunidad de vecinos, la primera gran ‘red’ social

Hoy en día cada vez es más común hablar de redes sociales, de su influencia en la sociedad, de la presencia de las empresas en estas estructuras para acercarse a su público o de grupos de amigos que se han reencontrado en la web.
  • 15 jun 2011
  • |
  •  
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir
Teodoro Martínez, director comercial de Informatización de Empresas S.L. (IESA). Teodoro Martínez, director comercial de Informatización de Empresas S.L. (IESA).

&quote; Algunas comunidades de vecinos ya se han atrevido a buscar en la Web 2.0. &quote;

Hoy en día cada vez es más común hablar de redes sociales, de su influencia en la sociedad, de la presencia de las empresas en estas estructuras para acercarse a su público o de grupos de amigos que se han reencontrado en la web, pero en realidad, la primera de estas ‘redes’ está más cerca de lo que imaginamos. La comunidad de vecinos, el entorno donde estamos unidos a personas que no hemos agregado por nuestra voluntad y con las que debemos unificar opiniones en pro de nuestra vecindad, es el primer grupo social, su única diferencia con las actuales redes es el medio. Ahora hemos cambiado el descansillo por la red.

Su objetivo fundamental es la gestión adecuada y eficaz de todo el edificio y de las zonas comunes. De igual manera, encontramos redes sociales que siguen patrones semejantes en Internet y que persiguen fines muy concretos como Tuenti, en la que los usuarios contactan con sus amigos, Linkedin, donde los profesionales intercambian información e ideas, o por ejemplo Badoo, donde podemos encontrar pareja o amigos.

En todas ellas, encontramos la figura del community manager, profesional encargado de gestionar y dinamizar la comunidad de usuarios en Internet. En nuestra vecindad también contamos con esta persona: el administrador. Ambos cuentan con conocimientos técnicos de su área que les convierten en expertos y donde acuden los usuarios para resolver dudas e incidentes. Es más, tanto el administrador como el community manager tratarán de conocer los problemas de los usuarios para encontrar la mejor solución y facilitarles toda la información que necesiten. Este apoyo que ofrece el administrador también se prolonga entre los vecinos, todos ellos tratan de colaborar y buscar soluciones. De la misma manera ocurre en la Web, cuando entramos en nuestro Facebook y vemos en el muro que uno de nuestros amigos tiene un problema, o por ejemplo, busca un compañero de piso, le respondemos con información que puede ayudarle.

Por otra parte, los eventos cibernéticos en los que debemos confirmar nuestra asistencia, guardan una estrecha relación con los comunicados que envía el administrador para reunir a todos los vecinos. En él aparecen contemplados todos los detalles de la convocatoria: hora, lugar, tema a debatir… Estas informaciones con carácter urgente se ven reflejadas en los mensajes en el muro, que cualquier persona puede ver y enterarse de su contenido. Las redes sociales contienen mucha información, lo que las convierte en el lugar idóneo para conocer la vida de los demás. ¿Quién no ha accedido al perfil de un antiguo amigo para saber qué es de su vida o al de un amigo para saber qué ha hecho durante el fin de semana? La red social es la nueva ventana, porque hemos cambiado los descansillos y patios de vecinos, donde los cotilleos y rumores estaban a la orden del día, por conectarnos a la Web.

En esta ‘red’ de vecinos, además de ponerse al día de la vida de nuestros compañeros de edificio, y de las novedades en la gestión de la finca, podemos construir “grupos de amistad”. En todo bloque existen uniones por afinidad, por descansillo o por bajar a la piscina a la misma hora. Los fans y grupos sociales de las redes de Internet también existen en nuestra comunidad. Pero a la vez, la red social es un gran centro de influencia. En ella existen líderes de opinión que ejercen cierta autoridad entre el resto de los usuarios cibernéticos. Estas personas también existen en la comunidad, donde siempre encontramos vecinos que tienen más poder sobre el resto y acaban implantando sus puntos de vista.

Todas estas similitudes son una señal de que la sociedad evoluciona utilizando los tradicionales parámetros sobre los que se sostienen las relaciones humanas, que comienzan en el núcleo familiar y trascienden a las comunidades de vecinos. La colectividad evoluciona hacia Internet. Es más, algunas comunidades de vecinos ya se han atrevido a buscar en la Web 2.0. un lugar donde reunirse virtualmente, resolver dudas e incluso construir lazos de unión entre los vecinos.

Comentarios Realizar comentario
Envía tu comentario