Volver a opinión

Ruido y vecinos: la calidad acústica se resiente

  • 28 may 2012
  • |
  • 1 
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir
Felipe Merino, gerente de la Asociación Española para la Calidad Acústica (AECOR) Felipe Merino, gerente de la Asociación Española para la Calidad Acústica (AECOR)

&quote; El coste de una insonorización no es más caro que la compra e instalación de un sistema de climatización. &quote;

Todos aquellos que viven en un bloque de viviendas conocen las dificultades que acarrea la convivencia con nuestros semejantes. Podemos haber sido bendecidos con un vecino respetuoso de los horarios de descanso, que ande casi de puntillas, que mueva muebles a las 2 de la tarde y que no tenga aficiones que impliquen ruido, pero, por desagracia, no es habitual que esto sea así.

Más allá de la suerte o del mucho o poco respeto de nuestros vecinos, está fuera de toda duda de que es un tema que interesa porque afecta a muchos. Según diferentes estudios realizados en los últimos años por la Asociación Española para la Calidad Acústica (AECOR), el ruido más molesto que sufren los españoles proviene de sus vecinos, seguido a distancia por los ruidos provenientes del exterior.

De hecho, y según datos de nuestra última encuesta sobre Calidad Acústica, sólo un 12,4% de los encuestados la consideró nada molesto, en contraste con los que la consideraron molesto (23,7%) o muy molesto (20,6%). Existe una preocupación creciente por el bienestar en nuestros hogares y el aislamiento acústico se convertirá en algo habitual en toda reforma de nuestras viviendas, lugares en los que hacemos la mayor inversión de nuestras vidas y en los que pasamos gran parte de nuestro tiempo.

Queremos disfrutar en nuestros hogares del mayor confort posible y el apartado acústico es clave. Cuando tenemos un problema de ruidos, éste pasa a convertirse en uno de nuestras principales preocupaciones domésticas, ya que implica, más allá de gustos, impresiones o comodidades, la clave para el descanso reparador que necesitamos. Sin él, nuestra calidad de vida decae en algunos casos hasta la patología, como bien argumentaba la OMS en un estudio publicado el año pasado y que ponía a la contaminación acústica como uno de los factores más negativos para la salud y aumenta los casos relacionados con el insomnio y el estrés.

Estamos entrando en otra época en la que estamos tomando más conciencia de estos problemas y en el que queremos un mayor bienestar, de ahí el mayor interés en la rehabilitación acústica que cada vez existe. Y ello pese a la actual coyuntura económica, ya que el coste de una insonorización básica no es más cara que la compra e instalación de un sistema de climatización, algo muchos más difundido entre la sociedad.

Desde AECOR creemos que en general los españoles tenemos una idea preconcebida que causa gran confusión respecto al precio de una mayor calidad acústica. Está generalizado pensar que un aislamiento tiene un precio elevado, probablemente por contaminación con otros sectores paralelos o relacionados como el de los estudios de grabación o el de grandes instalaciones de ocio, que si requieren una mayor inversión. En nuestros hogares, una insonorización básica y efectiva consigue reducir en torno a 10-15 dB (dependiendo de la situación inicial de la vivienda) respecto de la fuente sonora, es decir, lo suficiente para que dejemos de escuchar la televisión del vecino, conversaciones a un nivel alto de voz, ronquidos, tacones, etc., habiendo realizado una inversión de apenas unos 2000 €, y con una reducción del espacio habitado mínima, ya que hoy en día existen diversas soluciones constructivas de espesores bastante reducidos.

La entrada en vigor del Documento Básico de protección frente al ruido (DB-HR), norma que quedó incluida en el Código Técnico de la Edificación, supuso que muchas de las carencias habituales en el aislamiento quedasen solventadas en los edificios construidos con posterioridad que se construyeran a partir de 2009, ya que el parque de viviendas anterior a este año adolece de un aislamiento deficiente.

En conclusión, y más allá de la falta de civismo de nuestros vecinos, es importante que los interesados puedan tomar la iniciativa y valoren seriamente la posibilidad de mejorar el aislamiento de su hogar como parte de una rehabilitación o como una medida ajustada a un problema de ruido. De hecho, en el último estudio que realizamos sobre la Calidad Acústica 2011, destacamos el alto porcentaje de encuestados que estarían dispuestos a realizar un pago mensual para mejorar el aislamiento de sus hogares. Así, el 35,3% de los encuestados estaría dispuesto a pagar una cantidad menor de 30€ por mes y un 19,2% pagaría entre 30 y 100€ por tener una vivienda similar a la actual pero insonorizada, que vendría a ser la financiación de un aislamiento acústico.

Comentarios Realizar comentario
  1. Gerard Santos Salinas dice:

    Buenas tardes,

    Primero de todo, felicitaros por vuestros – siempre interesantes – artículos.

    Por otro lado, me gustaría que explicarais que pasa con los edificios construidos con anterioridad a la entrada en vigor del CTE, que son la mayoría, y que són lo que cuentas con aislamientos deficientes.

    En este sentido, estaría bien saber la normativa aplicable, así como los parámetros mínimos que tener en cuenta.

    Gracias por adelantado y saludos.

    Gerard Santos i Salinas

Envía tu comentario