Nombre
E-mail
Confirma tu e-mail
Contraseña
Tu perfil (opcional)
Código postal (opcional)
Al pulsar confirmas que aceptas nuestro Aviso legal y Política de cookies
E-mail
Contraseña
No soy usuario, registrarme

Volver a reportajes

Ahórrate la hipoteca y compra un piso a tocateja

La solución que muchos expertos sugieren es comprar el piso de tus sueños de una sola vez.
  • 8 feb 2012
  • |
  • 12 
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir
ahorrate-la-hipoteca-y-compra-un-piso-a-tocateja

&quote; En estos momentos, debemos endeudarnos lo menos posible. &quote;

C. GARCÍA-PANDOEl acceso a una hipoteca cada vez es más caro e implica más exigencias. Aunque los pisos se están depreciando lentamente desde el estallido de la burbuja inmobiliaria, existe una llamativa cerrazón de crédito para los inmuebles que no son propiedad de la banca. Ante esta delicada situación actual, y a pesar del enorme incentivo fiscal que ha volcado el Gobierno en el comienzo de su legislatura, será imposible desatascar el stock de pisos si el acceso a la financiación está tan vetado.

Como ha declarado recientemente, el presidente de la patronal de promotores y constructores de España, José Manuel Galindo, si se bajan los precios de la vivienda –presumiblemente gracias a la reforma y a las provisiones del sistema bancario-, pero este descenso no va acompañado del acceso a la financiación, difícilmente se podrá dar salida a la sobreoferta de inmuebles.

Por eso, la solución que muchos expertos sugieren y que de hecho, un 32% de los particulares está tomando, es comprar el piso de tus sueños de una sola vez. “Antes de la crisis vendíamos un 7% de los pisos a tocateja. Actualmente, se venden un 32%. Es decir, casi uno de cada tres pisos que vendemos lo hacemos al contado o con hipoteca mínima”, señala Eduardo Molet, consultor inmobiliario de entidades financieras españolas y extranjeras y fundador de Red Expertos Inmobiliarios. Adiós a los intereses y a una media vida de deudas al tener que estar pagando una mensualidad que se acabará encareciendo con el tiempo. De hecho, la propia política de los bancos al solo conceder préstamos para los pisos de su propiedad, -que en muchas ocasiones están subidos respecto a los precios del mercado-, está empujando a los potenciales compradores a esta tendencia.

Endeudarse lo menos posible

De hecho, arrendar el dinero parar comprar un bien siempre será más costoso que comprar un piso sin intereses. “En estos momentos, debemos endeudarnos lo menos posible”, apunta Molet. Es más, para meterse en una hipoteca hoy en día se necesita mucha seguridad laboral y financiera. No tenemos más que fijarnos en la escalofriante cifra de desahucios que se han registrado desde hace cinco años (500.000 ejecuciones hipotecarias entre 2007 y 2011) y que se prevé para 2015 (700.000 embargos).

Con la compra a tocateja, aunque el comprador no se podría beneficiar de las desgravaciones fiscales actuales, que solo se aplican con la formalización de una hipoteca, el dinero total que se ahorraría al no tener que constituirla ni pagar los intereses a lo largo del tiempo compensaría más que las posibles cantidades que podría deducirse de Hacienda. “La desgravación fiscal no cubre el ahorro que supone el pago al contado”, ratifica Molet con rotundidad.

Hace algunos años, muchas personas preferían abrir una hipoteca para aprovechar el dinero que habían ahorrado para la compra de la vivienda para que rentase en un depósito en el banco. No obstante, con los altos riesgos que existen actualmente en el mercado financiero, los altos intereses a los que se presta el capital y las bajas rentabilidades que dan las entidades por las inversiones ahora, es una opción poco recomendable. “Habría que analizar la variable de aversión al riesgo”, reflexiona Jesús Duque, vicepresidente de Alfa Inmobiliaria, “pero con toda seguridad que las rentas del depósito serán menores que los intereses de la hipoteca y además, la inflación se va comiendo el valor real del depósito”.

Más posibilidades de negociación

Con el pago de una vivienda al contado también se abren más posibilidades para negociar. Tal y como señala el fundador de Red de Expertos Inmobiliarios, comprar a tocateja hoy en día es la mejor opción, pero también es conveniente que el futuro comprador conozca antes muy bien el mercado y sobre todo, que haga ofertas a la baja: “El comprador no debe temer hacer una oferta muy baja, de lo contrario se la aceptan inmediatamente”. De hecho, muchos de los posibles propietarios de pisos se niegan a bajar el precio de sus viviendas o se niegan a ver el valor actual de sus inmuebles, que hace poco más de tres años, eran un activo al alza.

La clave con la compra a tocateja de la vivienda es dar con el coste de inmueble adecuado, que puede suponer una rebaja sobre el precio de mercado del 15% al 20%. Asimismo, hay que contar con las circunstancias del comprador y el vendedor para calcular la conveniencia este paso, tal y como afirma Duque, actualmente nos encontramos en un mercado de necesidad: “el que vende tiene necesidad de vender y lo que quiere es vender lo antes posible”, por eso, con una negociación bien hecha se puede comprar la vivienda al precio justo.

Menos especulación

Lo mejor de la fórmula ‘a tocateja’ es que reduce al máximo las posibilidades de especulación con un bien de primera necesidad que debería ser accesible para todo el mundo. De hecho, durante la época dorada del ladrillo, cuando los pisos no hacían más que revalorizarse a pasos agigantados, las personas que ahorraban una cantidad de dinero,  como 100.000 euros, con la que podrían comprarse un piso medio, mucha veces solo compraban estos inmuebles económicos al contado por inversión o para especular. “Si dispones de un capital, por ejemplo de 100.000 euros, podrías dar una entrada del 20%, es decir, 20.000 euros y te podrías comprar 5 casas a la vez, y eso se ha estado haciendo en los años de la burbuja”, cuenta Duque. Aunque de hecho, son los pisos de lujo de alto standing los que indiscutiblemente siempre se han pagado en su mayoría al contado. “Porcentualmente se hacen más operaciones al contado que antes, porque es muy difícil conseguir financiación. Si no hubiese financiación, el 100% de las pocas ventas serían al contado”, afirma Jesús Duque, el vicepresidente de Alfa Inmobiliaria.

No obstante, en la situación actual muchas personas con un sueldo medio o poca seguridad laboral se preguntan si se puede llegar a ahorrar una cantidad suficiente de dinero y tener una edad razonable para poder acometer esta compra. Desde hace unos años y, sobre todo, con las dificultades de acceder a un crédito y los riesgos que conlleva, se está promocionando la vivienda en alquiler. Si la situación laboral del posible comprador es buena, y dependiendo de los sueldos, en algunos casos, por un corto periodo de tiempo se puede vivir en una casa alquilada, -por supuesto, económica-, y ahorrar para la entrada. Si los posibles compradores están pensando en la conveniencia comprar un piso al contado, que no se echen atrás por la posible futura depreciación de los pisos que puede producirse de aquí a unos años, pues puede que en un futuro no muy lejano los precios vuelvan a subir y el piso comprado al contado valga más en el mercado.

Comentarios Realizar comentario
  1. paco dice:

    Vale, me parece muy bien, pero ¿quien tiene 300.000 o 400.000 € para pagar al contado?

  2. KURT dice:

    Descabellado totalmente. Si estamos en una crisis descomunal y cada vez hay más gente en paro, ¿cómo alguien va a reunir el dinero para pagar un piso al contado por barato que sea?. No creo que sea de ahorros de lo que anda sobrado el personal, ¿no?

  3. Paco dice:

    De verdad, no sé a quién se le puede haber ocurrido esta idea.

  4. Carlos dice:

    Sin construccion no se arregla el paro. Sin dar salida al stock pisos vacios no se arregla la construccion. Si a los bancos se les ayuda y se dan facilidades a la compra, los bancos no bajan precios, no venden, no se arregla la construccion, no baja el paro, no crecemos y no dejan de bajar los precios… Moraleja: no hemso visto el final del principio. Quien compre ahora mejor que le den un 40% de descuento sobre lo que se consideran “precios de mercado de hoy”.

  5. patri dice:

    pues sera que ese 25% mas de compradores a tocatejas son personas afortunadas que pueden permitirse este lujo: los ricos de toda la vida que podran aprovecharse hoy y en los anos que siguen de buenas oportunidades.

  6. Pitican dice:

    No estoy de acuerdo con la mayoría de los comentarios. Comprar un piso a tocateja no es tan complicado teniendo trabajo y una disciplina de ahorro. En muchas zonas hay pisos decentes por 100.000 €, algo nada descabellado de ahorrar por una pareja en 5-6 años. Pero claro, para eso hay que prescindir de lujos tipo iPhone-Smartphone con su correspondiente factura y permanencia para mirar cuatro estupideces en facebook. Solo es cuestión de prioridades. Si preferís pagar 2 pisos, uno para vosotros y otro para el banco en intereses, y probablemente quedaros en el camino, allá vosotros.

  7. Isabel dice:

    Completamente de acuerdo con Ptican.
    Hoy en día, hay muchas zonas donde hay pisos por 100.000€ (y por menos), pisos que hace 10 años costaban el doble. Antes, pagar a tocateja era imposible para un cuidadano de clase media pero hoy en día sí se puede (quien tenga curro, claro está).
    El problema es que la gente quería su propio piso YA y hala, a meterse en fregaos… parecía que los regalaran, oigan.
    No pasa nada por quedarse en casa de los papis 5 añitos e ir ahorrando mientras.
    Yo no estaba dispuesta a pagar las burradas que pedían por las viviendas, y aceptar unos intereses escalofriantes del Banco aún menos todavía. Yo quería mi casa pero no a costa de que me chupen la sangre. Así que, pensé en ahorrar y comprarme un piso modesto a las afueras en X años. No era mi sueño pero lo otro era una estafa que no estaba dispuesta a aceptar. Ahora la situación ha cambiado a mi favor (debo ser extraterrestre para quien me lea jeje) .
    Tengo 30 años, que no 60, 8 años trabajados y puedo pagar un piso a tocateja por unos 100.000€ y no soy rica, ni tengo sueldazo, ni tengo pareja que me ayude a cubrir la mitad. Eso sí, caprichos me he dado pocos pero compensa, ya lo creo que compensa.
    Una amiga mía, con 21 años se compró un piso, en muy buena zona y de construcción nueva, por cierto. Su trabajo no era muy esperanzador que digamos, trabajaba en un bar de moscas, poca clientela se veía allí… la hipoteca se la dieron porque fue avalada por sus padres; tonta ella, listo el Banco. Hoy con 30 años no tiene piso, ni ahorros, le debe al banco más de la mitad del piso, sin trabajo estable, viviendo en casa de sus padres, peligro de que embarguen la casa de sus padres… todo por querer correr y no usar más la cabecita.

  8. Albertina dice:

    Totalmente de acuerdo con Ptican e Isabel

    Hay más extraterrestres, me incluyo, trabajando hasta 16 horas gratis para los padres antes de independizarme y luego pagando alquileres, financiándome la Universidad, y pagando alquileres y viajando por trabajo por toda Europa (desde hostelería y agricultura hasta intérprete de juzgados y profesor de EOI) compré mi vivienda al contado el año pasado a los 40 años.
    Puede que no exista la derecha y la izquierda, pero los pobres y los ricos y los decentes y los sinvergüenzas siempre existen. Cuestión de posicionarse, saber hasta dónde se puede llegar y de distinguir a los buitres a lo lejos.
    Es necesario un poco de suerte, pero tb un mínimo de sensatez.

  9. Antonio dice:

    Yo también me incluyo. Hay que añadir que no todos vivimos en un Madrid, Valencia o Barcelona. Yo en la ciudad que vivo desde 30-40.000 euros tienes decenas de pisos, y por 90-100.000 puedes comprar pisos casi nuevos incluso amueblados. Yo tengo 29 años y llevo trabajando a la vez que estudiando desde los 16. Y ahora mismo me acabo de comprar un piso de 27.000 euros en pleno centro, de los que los bancos tienen embargados. Mientras que en la época del boom eran pisos que se cotizaban en 100.000 euros. Eso sí, requiere algunas reformas, pero con poco más tienes un piso flamante. Eso sí, he tenido que dejar de lejos más de un capricho.

    A veces como comentan por ahí es necesario también un mínimo de sensatez. A veces hay que saber hasta dónde se puede llegar y cuando llegar.

  10. Pilar dice:

    Todo el mundo sabe que comprar al contado y no tener que pedir hipoteca es lo mejor. Vaya descubrimiento. El problema es que no se tiene el dinero y hay que hipotecarse. No conozco a nadie que teniendo el dinero pida un préstamo hipotecario.

Envía tu comentario