Nombre
E-mail
Confirma tu e-mail
Contraseña
Tu perfil (opcional)
Código postal (opcional)
Al pulsar confirmas que aceptas nuestro Aviso legal y Política de cookies
E-mail
Contraseña
No soy usuario, registrarme

Volver a reportajes

¿Cuántos años de salario cuesta comprar una vivienda?

Son datos y estadísticas válidas, pero distintas, ¿cuál se acerca más a la realidad?
  • 21 sep 2012
  • |
  • 11 
  • Comentar
  • |
  • Compartir
  • |
  • Imprimir
cuantos-anos-de-salario-cuesta-comprar-una-vivienda

&quote; Todos los informes indican que se sobrepasan los límites recomendados. &quote;

C. GARCÍA-PANDO7 años y medio, 7 años, 6 años… Éste es aproximadamente el tiempo que puede tardar un español en adquirir una casa si empleara su renta bruta anual de forma exclusiva en ello, según la mayoría de los informes y las estadísticas que se publican en torno a este tema. Asimismo, la mayor parte de estos estudios coinciden en reflejar que este tiempo se ha reducido alrededor de un año y medio, ya que la vivienda no ha parado de rebajarse desde que alcanzó sus precios máximos a finales 2007 y los sueldos se han mantenido, e incluso, han subido.

Por otra parte, otras fuentes miden el esfuerzo económico de los españoles para comprar una vivienda, pero calculando la proporción del sueldo anual que deben dedicar para la hipoteca. Este porcentaje oscila entre un 30% y un 36%. Son datos y estadísticas válidas, pero distintas, ¿cuál se acerca más a la realidad?

Dime tu salario y te diré los años

La Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) señaló en su último informe, publicado el pasado mes de marzo, que los años que tardaría un español en pagar su vivienda si empleara todos sus ingresos brutos anuales en ello eran 7,86 años. Esto es, en base a un salario bruto medio de 21.660 euros al año, el particular tardaría casi 8 años en adquirir una vivienda libre de un coste medio de 170.200 euros. Las cifras en las que se basaba eran de 2011 y las fuentes oficiales, el Instituto Nacional de Estadística para los sueldos brutos anuales reflejados y el Ministerio de Fomento para los precios de los inmuebles libres.

Esta estadística delata que este periodo es más elevado que el que presentan otros países desarrollados europeos, como Alemania, donde se tarda una media de cuatro años. No obstante, este estudio también revela que este esfuerzo se ha reducido en casi tres años desde 2005, cuando se tardaba 10 años en adquirir una casa, ya que el salario anual medio se situaba en 18.034 euros y el precio medio de la vivienda rondaba 180.000 euros.

El Banco de España también hace estos mismos cálculos y según sus publicaciones, durante el segundo trimestre de 2012 los españoles necesitan los ingresos brutos de 6 años para pagar su casa frente a los 7,7 años que se requerían a mediados en 2007.

Parte del sueldo para la hipoteca

El Banco de España, junto con Deloitte, son entidades que calculan el porcentaje de los ingresos del hogar que deben ser destinados cada año al pago de la cuota hipotecaria. Normalmente, hacen referencia al esfuerzo económico en el primer año tras la adquisición de una vivienda tipo libre financiada con un préstamo estándar por el 80% del valor de la casa.

Según el instituto emisor, de abril a junio de este año el precio del metro cuadrado era de 1.606,4 euros, quienes compraron una casa en ese periodo pagaron 150.600 euros por una vivienda tipo de 93,75 metros cuadrados. Asimismo, utiliza los precios de la vivienda libre proporcionados por el Ministerio de Fomento, que se basan en las valoraciones realizadas por Asociación Profesional de Sociedades de Valoración (ATASA).

Por tanto, el porcentaje del sueldo bruto anual que deben destinar las familias españolas para comprar una casa durante el segundo trimestre del año, según el BdE, es de un 27,5%. Ratio que ha descendido en 15 puntos al porcentaje que se marcaba en 2008, cuando los hogares empleaban casi el 42% de su renta. Sin embargo, ahora que las deducciones van a expirar con la entrada de 2013, este ratio se elevará al 34,1%.

Por su parte, los cálculos del análisis del área de Real Estate de Deloitte, hechos públicos en un informe de mayo de 2012, elevan este porcentaje e indican que las familias españolas deben dedicar el 39,4% de sus ingresos al pago de la hipoteca, a pesar de la bajada del precio de la vivienda en los últimos años. Los salarios brutos anuales se han extraído de los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, mientras que los precios de los inmuebles libres del Ministerio de Vivienda. Aunque todo son cifras aproximadas en base a datos cercanos y similares, ¿a cuál nos creemos? ¿De qué cálculos nos fiamos?

Lo local frente a lo internacional

“No es que uno sea más fiable que el otro, sino que depende del tipo de análisis que se quiera hacer”, apunta César Barrasa especialista en Research y profesor del Instituto de Empresa (IE). El primer método que compara el precio de la vivienda con la renta bruta anual disponible de los hogares “tiene la ventaja que permite la comparación entre distintos países o zonas geográficas”, afirma el experto. “Si se escoge, se puede estimar si el esfuerzo que se hace en un país es aceptable o es excesivo y qué puede pasar en el futuro con el precio de la vivienda”, explica.

Por otro lado, si uno decide orientarse por la segunda metodología, Barrasa comenta que es más útil para observar el progreso y evolución de este esfuerzo económico particular con el paso del tiempo. Este segundo proceso de cálculo “incluye, además de las variables renta y precio de la vivienda, otras financieras como son el porcentaje del precio financiado (LTV), el tipo de interés y el plazo de amortización de las hipotecas”, concreta el especialista en Research. Asimismo, Barrasa señala que no permite su comparación con otros países de nuestro entorno, ya que “en cada país hay situaciones distintas: hipotecas a tipo variable frente a tipo fijo, plazos de amortización, tipos de interés…”.

“Si lo que queremos es analizar el esfuerzo que hace el hogar mediano en nuestro país para adquirir una vivienda podemos acudir a cualquiera de los dos ya que ambos, a mi modo de ver, tienen suficiente fiabilidad para intentar prever qué puede pasar, al menos a corto plazo, con este parámetro”, concluye Barrasa.

Conclusión: esfuerzo excesivo

La conclusión es que ambos métodos nos indican que en España se tarda bastante más que otros países europeos en comprar y que la proporción salarial que se necesita para la hipoteca también es excesiva, según las recomendaciones de los expertos. “Hay un porcentaje que no debe pasarse y que está entre el 30%”, afirma Luis Corral, consejero delegado de Foro Consultores. A pesar de la rebaja continuada de los pisos, se calcula que este esfuerzo superará el 34%, y algunas entidades lo acercan ya al 40%.

Asimismo, si comparamos el tiempo que se tarda en Alemania y España para comprar una vivienda, vemos que existe una brecha bastante señalada, lo que indica que ni los salarios ni el precio de la vivienda guardan una proporción adecuada. De hecho, los expertos afirman que el número de años más apropiado y proporcional a la renta que se debería tardar en adquirir una vivienda no debe sobrepasar los 4,5 años.

Si con las circunstancias actuales, estas estadísticas indican que el esfuerzo económico del hipotecado español es demasiado alto, con los últimos cambios en materia fiscal del Gobierno y el encarecimiento de las hipotecas, esta situación empeora. Aunque a este respecto Luis Corral señala que “es bueno aclarar que, en un posible escenario bajista se puede compensar ese esfuerzo de compra adicional con un posible recorte de precios y mantenerse la situación actual”. Asimismo, recomienda que como guía que para los consumidores, y escarmiento de la burbuja inmobiliaria, “nos deberíamos centrar en que las hipotecas no fuesen más allá de los 20 años, una forma de no dejar de herencia el pago de la misma”.

La obviedad de los datos habla por sí sola. No importa la fuente o entidad que se tome como referencia, pues todas, sin excepción, siempre indican que se sobrepasan los límites recomendados. En España todavía hace falta un ejercicio de corrección, tanto en los precios de la vivienda como en la proporción del presupuesto familiar que empleamos para comprarla. Al igual que se ha reflejado la disminución de este esfuerzo año a año, puede que el largo proceso de ajuste de precios consiga en unos años que alcancemos la proporción adecuada.

Comentarios Realizar comentario
  1. anonimo dice:

    Es que con los precios de la vivienda es imposible comprarse casa… A ver si ya se empieza la gente a apear del burro, que no se puede vivir de la especulación inmobiliaria de la forma que se ha vivido. Llevo años queriendo comprar un piso pero es imposible, y como yo hay mucha gente con interés real en comprar, pero no a este precio. Los propietarios dicen que no se vende porque no hay demanda, sí hay demanda, señores, pero no a los precios que pretenden colarnos los pisos…

  2. A non-inmo dice:

    4,5 años es excesivo, con tres o tres años y medio es más que suficiente, y es lo que hacen otros países como Suecia o Finlandia, donde además de dedicar recursos a la adquisición de la vivienda habitual se dedican también a otras facetas de la vida y de la economía, siendo así países más ricos.

    Un criterio que se aplica desde hace mucho tiempo, y que además de ser sencillo es independiente de estos tipos de interés tan artificialmente bajos como los que sufrimos, son las 200-250 mensualidades de alquiler. Si el precio de compra supera esa cantidad, el comprador paga de más, pues el flujo de servicios que recibe de su vivienda, que es el poder vivir en ella, le saldría más barato alquilándola.

    En la actualidad, es triste ver cómo muchos medios de comunicación, incluido éste, pretenden esconder este criterio, porque la media en España supera los 400-600 alquileres. ¿Quién en su sano juicio pagaría al día uno, por adquirir una vivienda, lo que le costaría alquilarla durante 50 años? Los tipos de interés tan bajos, sin embargo, pueden hacer creer que esto no es tan absurdo.

    A esto le quedan otros dos o tres años, en los que los precios, si siguen como hasta ahora, caerán de media entre un 27% y un 37% adicional, a sumar al 34% que ya han caído.

    Nota para vendedores: cuando los precios bajan, es porque los demás están vendiendo por debajo de las bajadas oficiales; si hoy las bajadas son del 35% y el año que viene del 45%, eso es porque los que realmente están vendiendo hoy lo hacen con descuento del 40% o más.

  3. Carmen dice:

    Pero, ¿están de coña?? Vamos, dando gracias que tengas un trabajo, éste no sobrepasa de ser mileurista (incluso con titulación y experiencia medias) entonces, ¿pueden decirme lo lejos que estamos de alcanzar este promedio??? Pues de cero a infinito, la mayoría de las personas tardarían más de 25 años y eso con un precio muy módico, la crisis del ladrillo sigue siendo la crisis de la vivienda, cuando bajen los precios un 60% hablaremos…..porque está claro que subir los sueldos o encontrar un trabajo mejor no es posible actualmente

    • ikergutierrez dice:

      Sueldo de mileurista, casa de mileurista (sueldo bruto 1.240 x 14 pagas x 4 años= 69.440 Euros).

      Todavía le queda un rato de bajada, además la caída primero perforará el suelo, antes de estabilizarse en un precio con sentido común.
      Yo creo que veremos la casa del ejemplo cerca de 52.000 Euros, salario de 3 años, una casa que en máximos llego a valer sobre los 180.000 Euros.
      Increíble, pero solo el tiempo dará o quitará la razón.

  4. Para non-inmo dice:

    Muy buen razonamiento, veo que no han engañado a todos.

    Aún hay muchas personas que están dispuestas a pagar por casas lo que les costaría alquilarla durante 50 años. Su razonamiento es: “pero al menos tengo casa”. Se les olvida que el tiempo que uno está de alquiler no tiene ciertos gastos que sí tiene al ser propietario (IBI, tasa de basuras, gastos de comunidad, derrama, intereses de hipoteca, etc.) por lo que al cabo de digamos 15 años puede pagar al contado la casa y haber estado todo ese tiempo sin esos gastos añadidos.
    Saludos,

  5. Atruides dice:

    Desconozco de dónde han sacado estos datos pero yo, ciudadano de clase media viviendo en una capital de provincia e hipotecado como la mayoría, tengo que destinar 11 años de mi salario bruto en pagarla. Tengo una hipoteca por 30 años, y algo más del 40% de mi sueldo se va todos los meses en pagársela al Banco (y doy gracias a Dios por tener trabajo …) . Piso de nueva construcción de 90 m2 en una barriada no muy alejada del centro de la ciudad.Y de 170.000€ nada, el valor del piso está más cerca de los 300.000€ que de los 150.000€ (a lo que se vendían en la cresta de la ola de la burbuja inmobiliaria…).
    Me temo que la clase media está bastante más entrampada de lo que reflejan esos estudios.

  6. Cordura dice:

    A ver, los sueldos de hoy día son mileuristas y los que lo superan en el trámite del IRPF se quedan en casi mileuristas. Por tanto, pongamos renta anual de 15.000 euros multiplicado por 4,5 veces y nos da una cantidad de 67.750 euros, muy lejos de las cantidades que se están pidiendo hoy día por una vivienda media que están prácticamente en el doble de precio, sobre los 120.000 euros. Y la economía a corto plazo no parece que vaya a remontar con lo que los salarios seguirán en ese entorno.

  7. Alberto dice:

    Yo me hago cruces con el precio que se dan de los pisos. Yo vivo en Errenteria, provincia de Gipuzkoa, y en éste, mi pueblo, el precio de un piso nuevo de unos 85 m, es de 330.000 € a 420.000 € de media, garaje aparte, claro, que son otros 25.000 € más. Como ejemplo os pongo lo que cuesta un dúplex de 120 m en el centro , y el garaje a parte, raya desde 30.000 € a 50.000 €, estamos locos o qué.

  8. tinguaro dice:

    Me parece muy bien que se centren en el número de años para pagar la vivienda en el comparativo internacional, en el precio de la vivienda y la parte de lo que dedica del salario a la hipoteca. Pero no veo que la clave se fije en los salarios de miseria españoles.

Envía tu comentario